Aumento de Mamas

AUMENTO DE MAMAS

Aumento de mamas con prótesis

El aumento de senos es una intervención quirúrgica que busca conseguir un pecho con más volumen o con un perfil más alto. El preocedimiento se lleva a cabo con anestesia general y existen dos técnicas: con prótesis o con grasa autóloga del paciente (lipotransferencia mamaria).

En el caso del aumento de senos con prótesis hay que destacar dos tipos de prótesis: anatómicas (para un aspecto más natural) y redondas (para conseguir un escote más pronunciado). Tras la intervención la paciente llevará vendaje y/o un sujetador deportivo para comprimir la zona. Una semana después de la operación se retirarán los puntos.

Elevación y reducción de mama

La mastopexia, o más conocida como elevación de la mama, es la intervención que permite alzar el pecho caído.

Existen dos formas de elevar el pecho: la tradicional que requiere incisión en forma de T y deja cicatriz más visible; y la elevación de mama con prótesis mamarias, que provoca una cicatriz mínima y prácticamente inapreciable. Si se opta por la técnica con prótesis es posible elegir entre prótesis anatómicas o redondas. La intervención se realiza con anestesia general y tiene un proceso de recuperación de entre dos semanas y un mes.

Sustitución de prótesis

Sustitución de prótesis siguiendo las necesidades de cada paciente con estudios previos para ofrecer la mejor y más eficaz solución.

Simetría de la mama

La asimetría mamaria es un defecto estético que puede solventarse con cirugía, bien con colocación de prótesis, reducción de una de las mamas o mediante lipotransferencia.

Generalmente la cirugía se realiza con anestesia general y consiste en igualar el volumen, la forma y la elevación de ambas mamas para que prácticamente no haya diferencia entre los dos pechos.

Corrección de la areola de la mama

Mediante una incisión en la base del pezón o en la propia areola, se procede a eliminar el tejido pigmentado que el cirujano plástico haya valorado previamente. La cicatriz resultante es mínima, quedando oculta por debajo de la areola, obteniéndose con esta cirugía unos resultados satisfactorios, inmediatos y permanentes. En el post-operatorio es muy recomendable tomar el sol; así la pequeña cicatriz se pigmentará y adquirirá el mismo tono de color que el resto de la areola.

Tras la cirugía conseguimos una areola estéticamente más armoniosa con la forma y el tamaño del pecho. En algunos casos, además, esta remodelación de la areola puede elevar el pecho –si la paciente así lo desease–, dependiendo de la cantidad de piel que se elimine.