El secreto de una piel sana

El secreto de una piel sana

 

Se acercan las fechas de Navidad y todos queremos tener la mejor cara para recibir al nuevo año. Por eso voy a hablarles de un tema muy importante pero obviado en algunas ocasiones: LA PIEL.

Digo obviado, porque, como médico estético, en consulta atiendo diariamente a personas que se preocupan por su aspecto físico, por manchas que han aparecido en su rostro, flacidez cutánea, arrugas que se acentúan cada día más… Y una de mis primeras preguntas es ¿Te has cuidado la piel estos años? Si, eso mismo. Es muy sencillo ¿Te lavabas la cara antes de dormir? ¿Hidratabas tu piel? ¿ Como es tu alimentación?

Muchas personas se sorprenden al escuchar estas preguntas, con lo cual, deduzco que no se le está dando la suficiente importancia a los cuidados diarios de la piel como debería. Cuidarnos la piel no sólo nos va a asegurar tenerla en buen estado con el paso de los años, sino que además, llegado el momento de tener que realizar cualquier tratamiento,  siempre obtendrás un mejor resultado y durabilidad en el tiempo.

 Es decir, en la práctica diaria dos personas que se someten a un mismo tratamiento pueden tener distintos resultados en función del buen estado que tenga su piel.

¿CÓMO CUIDO MI PIEL?

1. CONOCER. Para empezar debes conocer tu piel. No hay dos personas iguales, con lo cual no hay dos pieles iguales. ¿Es grasa? ¿Mixta? ¿Se irrita con facilidad? ¿Tengo manchas?  Para ello debes acudir a un especialista que te oriente.

2. CUIDAR Y MANTENER.  Seguramente has escuchado esto millones de veces; Limpia tu rostro antes de dormir, ¡Hidrata tu piel!… Y seguirán pasando los años y lo seguirás escuchando. No hay mejor manera de mantener una piel sana: CUIDADO DIARIO. La constancia es importantisima, como para casi todo, mantener una rutina y unos productos adecuados a nuestra piel. No hablamos de llenar el baño con miles de cremas que no sabemos ni para qué sirven, hablamos de personalizar nuestro protocolo de tratamiento diario.

3. POTENCIAR. Complementos en cabina: Un ejemplo: Lavarnos el cabello en casa diariamente no excluye el ir al peluquero para sanear las puntas de vez en cuando.  Con nuestro mantenimiento diario conseguimos el 50% de los cuidados de nuestra piel. El otro 50% lo conseguimos con tratamientos puntuales que potencian y perfilan nuestra rutina. Un ejemplo; por mucho que nos limpiemos nuestro rostro en casa, cada cierto tiempo debemos regalarnos una limpieza profunda. Añadir protocolos de cabina para nutrir con mayor intensidad  nuestra dermis.

*No debemos olvidar que la alimentación también influye ☺

CONOCER, MANTENER, CUIDAR Y POTENCIAR   

Dra. Beatriz Martín

 

Añade un comentario

Su Email, no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Logo Quality Clinic

Atención al cliente:

922 388 813

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR